Category: Seguros viajes y Accidentes

Seguros viajes y Accidentes

Viajes combinados-concreción normativa

Si eres un amante de los viajes, quizá en alguna ocasión hayas optado por los viajes combinados, desde luego, una de las modalidades de viaje más eficaces para gozar de una experiencia más completa.

Sin embargo, son muchos los viajeros que recelan de este tipo de viajes dada la complejidad de la combinación de los diferentes elementos que lo estructuran, ya sea en la organización, desplazamiento, alojamientos, etc… dando la sensación de una diseminación de componentes que a menudo generan incertidumbre a un consumidor que con frecuencia opta, incluso, por organizar su propio viaje combinado.

viaje combinado-gpv

Imagen: pixabay

Pues bien, con este artículo trataremos de despejarte algunas dudas acerca de este tipo de viajes o, al menos, ofrecerte algunos conocimientos que debes tener en cuenta antes de su contratación.

Lo primero que debes conocer es que este tipo de viajes encuentran su regulación específica dentro del Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores y Usuarios y otras leyes complementarias, concretamente en su Libro IV.

Esta regulación se verá, además, modificada y completada dentro de los dos próximos años, a raíz de la reciente aprobación por la Unión Europa de la Nueva Directiva de viajes combinados que protege, si cabe aún más, los derechos de los consumidores y amplía su marco de actuación también a los viajes combinados contratados a través de internet mediante la sucesión de enlaces.

Así, se entiende por viaje cambiando aquel que, ofrecido de forma global, con arreglo a un precio global, combine al menos dos de estos componentes: Transporte, alojamiento, excursiones, organizador, contratante, beneficiario… y siempre que dicho viaje tenga una duración mínima de 24 horas o incluya una noche de estancia.

Habitualmente, antes de la contratación del viaje combinado que ha llamado nuestra atención, hemos tenido conocimiento de este por medio de un folleto informativo, folleto que es obligatorio para la promoción de los mismos, que obliga a cuanto se refiere en este (con las matizaciones que luego diremos) y que está sujeto a unas prescripciones.

Además de loa información conocida, debes saber que acerca de los medios de transporte el folleto debe incluir sus características y clase, que acerca del alojamiento, además de su categoría o comodidad, su situación, el número de comidas incluidas y si las bebidas o algunas de ellas están excluidas, los impuestos deben estar incluidos dentro del precio global e información sobre gastos adicionales previsibles que no estén incluidos en este, precauciones de tipo sanitario, y las excursiones facultativas. Pero además, por ser menos conocidas,

  • Si para la realización del viaje combinado se necesita un número mínimo de inscripciones y, en tal caso, la fecha límite de información al consumidor y usuario en caso de anulación.
  • Cláusulas aplicables a posibles responsabilidades, cancelaciones y demás condiciones del viaje.
  • Nombre y domicilio del organizador del viaje combinado así como, en su caso, de su representación legal en España.

Esta última es de importancia si luego no quieres volverte loco a la hora de localizar al organizador.

Como digo, este folleto, y su posterior precontrato, obliga al organizador, salvo que con anterioridad a la celebración del contrato haya sido expresamente notificada, la modificación de que se trate, por medio fehaciente, al consumidor.

Así mismo, dicha información deberá venir indicada en el posterior contrato que se firme entre las partes, con indicación además, de los gastos de anulación y del plazo de prescripción de las acciones en reclamaciones por incumplimiento de contrato (2 años).

La posibilidad de ceder la reserva a otro consumidor es imperativa para el organizador siempre que se comunique con una antelación de 15 días a la realización del viaje.

Además de esta información, el organizador del viaje deberá facilitar y se podrá exigir, aunque no sea obligatorio reflejarlo en el contrato, el nombre, dirección y teléfono de contacto de algún responsable de la organización del viaje durante el transcurso de este, o, información acerca de la posible existencia de un seguro (facultativo) de cancelación o repatriación.

En cuanto a los precios contratados, serán vinculantes para el ofertante y solo podrá modificarse si cambian los precios de los transportes, o de los cambios de las divisas y en cualquier caso será nula cualquier modificación al alza efectuada dentro de los 20 días anteriores al inicio del viaje.

En este sentido el Parlamento Europeo introduce además controles más severos sobre el incremento de precios, prohibiendo incrementos de costes superiores al 8 % por subida de los precios de los carburantes.

Así mismo, el Parlamento europeo introduce la obligación del organizador de buscar un alojamiento al viajero de similares características a los contratados (o abonar 5 noches por un máximo de 125 Euros la noche en caso de no encontrar alojamiento) si por imposibilidad sobrevenida e imprevisible este no pudiera regresar a su casa en la fecha convenida.

Por último, en caso de practicarse alguna modificación sustancial en las condiciones del viaje con anterioridad al mismo, el consumidor tendrá derecho a resolver este sin penalización alguna, debiendo comunicarlo en un plazo de 3 días, de no hacerlo, se entiende que opta por la resolución del contrato.

Como aficionados que somos también a los viajes, estas son algunas nociones que, con su conocimiento, esperamos te ayuden a tener en cuenta este tipo de viajes a la hora de organizar tus vacaciones o te ofrezcan mayor confianza en caso de que ya seas un usuario habitual de los mismos, con la intención siempre de ayudarte mediante la aportación de los granitos de arenas que desde nuestra óptica profesional podamos ofrecerte, a que disfrutes de una de las mejores experiencias que se pueden tener., viajar.

Curiosidades del seguro obligatorio de viajeros

Aún somos muchos los que a la hora de viajar o de movernos por nuestra ciudad optamos por el transporte público para realizar los desplazamientos, (autobús, tren, barco, avión,…) para lo cual nos dirigimos a la Entidad transportista simplemente para comprar nuestro billete de viaje.

trafico

Como sabemos, al abonar el precio de dicho billete estamos asegurándonos en caso de accidente, al estar incluido en su precio el Seguro obligatorio de Viajeros – SOV-.

Sin embargo, no será objeto de este artículo el estudio pormenorizado de esta figura, que se encuentra regulada en el Real Decreto 1575/1989 de 22 de diciembre, sino el poner de manifiesto determinadas situaciones que, como simples viajeros, podemos desconocer, pese a conocer la existencia de este Seguro.

En primer lugar, dada la época en la que nos encontramos y la frecuencia de desplazamientos en busca de pistas de esquí en las que practicar nuestro deporte favorito, queremos llamar la atención sobre el hecho de que este seguro, en adelante SOV, también cubre en caso de accidente a bordo de teleféricos, telesillas, telesquíes o funiculares, sin límite mínimo en cuanto a la capacidad de viajeros del mismo, teniendo por tanto derecho a la indemnización correspondiente.

Situaciones también protegidas por este seguro serán los accidentes que se produzcan al recoger el equipaje directamente del vehículo, por ejemplo, cuando nos bajamos del autobús al llegar a la estación y sufrimos el accidente al sacar las maletas del porta maletas exterior de este.

O cuando la entrada y salida del vehículo se hace en una situación anómala, extraña al lugar donde se debe realizar estas. Así, es frecuente al bajarnos de un autobús urbano este haga su parada en lugar apartado de la parada habilitada para ello y al bajar suframos un caída al encontrar alguna anomalía en el lugar de la bajada.

En cuanto a las prestaciones pecuniarias a cobrar, el SOV tiene su propio Baremo, por lo que a la hora de reclamar debes sujetarte a este Baremo para hacer el cálculo y entre las particularidades de dicho Baremo se encuentra que el mismo no atiende al periodo de sanidad de las lesiones sino que contempla cantidades fijas para el tiempo de lesión sufrida. Ejemplo. Para el caso de fractura de una pierna la cantidad contemplada en dicho Baremo es de 200.000 pesetas (1.200 Euros) que actualizadas a 2015 resultarían unos 2.500 Euros.

Si las lesiones son susceptibles de causar una incapacidad permanente tienes derecho a reclamar, durante el curso del tratamiento, las cantidades que te correspondan en concepto de incapacidad permanente como adelanto, a cuenta de las indemnizaciones que puedan corresponderle. De este modo el asegurado/viajero podrá ir atendiendo a los gastos que la previsible incapacidad pueda generarle, por ejemplo, a la hora de adaptar la vivienda a sus limitaciones.

Por último, es importante conocer el grado de prelación a la hora de cobrar una indemnización en caso de fallecimiento, pues el Reglamento contempla su propio modo de acceder a esta según el parentesco. Así se regirá por este orden:

1º. El cónyuge supérstite del fallecido, que no estuviera separado por sentencia firme. Si concurriera con hijos de dicho fallecido, estos percibirán la mitad de la indemnización, correspondiendo la otra mitad al cónyuge viudo.

2º. A falta de cónyuge, los descendientes del fallecido.

3º. A falta de las personas señaladas anteriormente, tendrán derecho a la indemnización los padres del fallecido.

4º. Cuando no exista ninguno de estos, corresponderá la indemnización a los ascendientes de segundo grado (abuelos).

  1. En defecto de todos los anteriores, percibirán la indemnización los hermanos e hijos de hermanos.

Acerca del Seguro Obligatorio de Viajeros –SOV- existen muchas publicaciones, pero con este artículo hemos tratado de informarte de algunas cuestiones que a menudo son ajenas a estas y se nos escapan al conocimiento. A causa de ello, con frecuencia, perdemos la posibilidad de reclamar su cobertura en caso de vernos en algunas de las situaciones antes descritas o nos vemos muy confundidos a la hora de resolver estas, esperando haber podido ayudarte a conocer mejor tus derechos en este ámbito y desenvolverte mejor en el ejercicio de estos.

medidas preventivas antes de un viaje

El abogado entre las medidas preventivas antes de un viaje

El vehículo, en España, sigue siendo el principal medio de transporte para realizar viajes durante los periodos de vacaciones, en lo que a turismo nacional se refiere.

Como sabemos, la utilización del vehículo, siendo un transporte seguro, conlleva ciertos riesgos y con frecuencia, antes de emprender un viaje, solemos adoptar las habituales medidas preventivas en orden a evitar accidentes, averías y demás vicisitudes que puedan enturbiar el mismo: revisión de aceite, presión de neumáticos, frenos…etc.

Con ello, no siempre logramos evitar que, por una razón u otra, en algún momento de nuestro trayecto, nos veamos implicados en un accidente de tráfico.

medidas preventivas antes de un viaje
medidas preventivas antes de un viaje

La DGT ha señalado como causas más frecuentes de accidentes de circulación durante las vacaciones, las siguientes:

  • Deshidratación.
  • Consumo de Alcohol.
  • Falta de Descanso.
  • Exceso de velocidad.

Todas estas son causas de accidentes de circulación evitables guardando la diligencia necesaria, sin embargo, ocurrido el accidente, raramente hemos guardado la precaución de disponer del teléfono de un abogado especializado en accidentes de tráfico.

Un abogado puede tener gran relevancia en la determinación de la responsabilidad en el accidente, la menor gravedad de la misma, o el éxito de una futura reclamación.

Y es que, no por la presencia de alguna de estas causas debemos necesariamente ser responsables del accidente y, en caso de serlo, dicha responsabilidad se puede aminorar por la presencia de otros factores.

Así, la verdadera influencia del alcohol en la conducción y en el posterior accidente, la improcedencia de duplicidad de sanciones, la responsabilidad penal o administrativa derivada de la tasa de alcohol o del exceso de velocidad, la preferencia de paso en una vía o la señalización de la misma,… entre otras, son circunstancias a valorar en un accidente de circulación, y que por no disponer de un abogado de confianza, especializado en accidente de tráfico, no conocemos o no sabemos defender.

Ayudarte a rellenar un parte amistoso de accidente de forma correcta o saber aconsejarte, en caso de que los síntomas de las lesiones se manifiesten con posterioridad al mismo, son también ejemplos de cómo un abogado puede favorecer el éxito de tu reclamación.

En GPV Abogados te aconsejamos que antes de emprender un viaje, entre las precauciones a adoptar, te informes o conozcas de algún abogado especializado en accidentes de tráfico, como figura que ya desde la misma ocurrencia de este, puede tener gran relevancia en las consecuencias del siniestro.